Paloma Llaneza

Esas frasecitas sobran

Me reta SebastianDell a que me moje con respecto al Juez Bermúdez y acepto el envite encantada.

Las “bermudeces” como espectadora de zapping me parecen un perfecto sustituto de los resúmenes de Gran Hermano. No descarto que en breve salgan los politonos de “el  super sobra”, “¿Se quiere callar de una puñetera vez? ” o “dejen de leer el períodico”.

La cuestión, sin embargo, es que esto no es un reality sino un proceso en el que se representa el Estado de Derecho en toda su extensión. No nos ponemos togas, pedimos la venia, le llamamos Excelentísimo Señor y nos subimos a estrados por casualidad. Todo está pensado para transmitir la importancia del acto de administrar justicia, para representar la seriedad del momento.  Hay un simbolismo centenario en el que se pretende llegar al fondo a través de las formas. De ahí que mantenerlas sea no sólo una convención sino un acto de la máxima importancia.

Pero, además, hay un elemento que es más preocupante que el de guardar las formas; es el escoramiento en el trato que algunos jueces tienen, y éste entre ellos, a favor del fiscal. No hay que olvidar que la oposición para ser juez y fiscal es la misma; sólo cuando aprueban deciden qué quieren ser.

A pesar de la excepcional tarascada que le ha dado hoy a la fiscal, ando inquieta con que cunda el ejemplo del juez faltón con las defensas. Y no por nosotros, que ya estamos acostumbrados a no contestar lo que nos pide el cuerpo para que el juez no le coja manía a nuestro cliente, sino porque se vulnera un principio muy importante: el de igualdad de armas, que significa que, ante el juez, el fiscal y las defensas han de ser iguales.

Si no, estaríamos en un sistema en el que quien acusa tiene más razón que quien defiende, lo que se lleva por delante la presunción de inocencia, el derecho de defensa y el Estado moderno en su conjunto. Sin estos valores el juez Gómez Bermúdez no tendría trabajo y bastaría un árbol, una soga y una Biblia como en “El juez de la horca” .

No todos los jueces son así. Los hay espléndidos, que rezuman sabiduría, buenos modos e incluso paciencia franciscana con abogados a los que yo misma sacaría de la Sala a colleja limpia por su ineptitud.

El otro día en mi despacho un cliente imputado en una causa penal me confesaba que antes de que esto le ocurriera linchaba verbalmente a cualquiera que era detenido por la policia; ahora que sabe lo sencillo que es que te pongan una querella y que te sienten en un banquillo, ha cambiado su actitud y sólo confía en que los principios no sean sólo palabras y que su derecho a la presunción de inocencia se respete.

En fin, que me emociono y se me va la tecla. Tras esta “chapa” te imaginarás que como abogado no estoy ni puedo estar de acuerdo ni con el tono, ni con las frasecitas, ni con el uso del diminutivo cargado de menosprecio de este juez. Te puedo asegurar que se puede mantener el orden en una sala sin ser borde y sin despeinarse.

Después de esto sólo ruego al altísimo que Bermúdez no lea blogs o que no caigan en su Sección ninguna de las instrucciones que tengo pendientes en la Audiencia Nacional -una es del cliente al que acabo de mencionar, ¡por cierto!-. Si no, me veo preparándome para aguantar con cara de paisaje “Un momentito, Letrada.  Ya estoy harto de su tonito. A partir de ahora lo justito para su defensa. A la mínima la mando callar”

Categories: Ejerciendo, Juicio 11M

Más triste es tener que “de robá” » « Ya lo advertimos

8 Comments

  1. jose vicente

    05/03/2007 — 21:29

    Escribe tu comentario aquí.
    ¿Y por qué no te mojas sobre el nivel de los abogados, los acusadores que defienden, los defensores que no defienden y los que quieren dilatar el proceso pase lo que pase??
    ¿Cómo harías tu para sacar adelante un proceso de esta envergadura en cinco meses?? ¿y para tener la sentencia antes de noviembre?

  2. En mi opinion ese palabrerio y “tonos” del Sr. Bermudez son una forma de “autodefensa” y de sentirse mas fuerte , grande o poderoso frente al acusado y que desde mi punto de vista es una falta total de respeto.

    Por otro lado tu ultimo parrafo me ha hecho reir , buenisimo ;)
    Saludos.

  3. (Yo juraría haber comentado algo)

    Creo que con eso es más que suficiente. Muy bueno :)

    A sus pies ;)

  4. Dices que nos callamos para “que el juez no le coja manía a nuestro cliente”. En realidad, por lo menos en provincias, coge manía al abogado y lo pagan nuestros clientes. También sucede al revés: hay jueces que miran con más simpatía al acusado cuando está representado por tal abogado. Resumiendo, la venda solo la lleva la estatua.

    Estupendo blog. Ánimo para continuarlo.

  5. [...] Así que hoy, atendiendo a una petición del respetable populacho, ha tenido la cortesía de dedicarle unas más que convincentes palabras al tema. Y no digo más, que ella ya lo dice todo muy bien [...]

    (http://www.unsociability.org/archivesU/20070306135900.html)

  6. Pues ese rol de juez duro, al estilo de Harry el Sucio, no es más que fruto de el rancio y decimonónico sentido de la propiedad que el Juez tiene sobre “su” juzgado.

    El Juez es un funcionario. Y no puede hacer de la Justicia su parcela privada.
    La Justicia es del Pueblo y punto.

    Es lamentable el espectáculo, eso es evidente. Pero más lamentable aún es ver cómo los ciudadanos se frotan las manos cada vez que ven al Juez, en una especie de papel de verdugo, fustigar a los acusados.
    Me quedé de piedra cuando escuché eso de “lo justito para su derecho de defensa”. Lo justito, ahí es nada!!!.
    No sé a qué esperan para recusar a ese magistrado, quien hace gala, en mi opinión de una enemistad más que manifiesta.

    Saludos.

  7. Txetxote de Tetuán

    22/03/2007 — 19:13

    Paloma, cielo, sólo tu enorme encanto supera a tu atractivo personal, pero me parece que eres poco indulgente hacia el inmarcesible presidente.
    Hay que reconocer que el tipo es chusco en ocasiones, pero admíteme tú a mí que ha hecho virtud del principio del palo y la zanahoria.

    Le he visto presidiendo el juicio de la célula española de Al Qaeda y lo que lleva de juicio del 11-M y si bien en ocasiones es déspota -como cuando el primer día de juicio le dedicó una andanada bajo la línea de flotación al colegui Endika Zulueta- luego se comporta con magnanimidad de benedictino. Y digo esto porque es la primera vez que he visto que un presidente pida perdón públicamente a un abogado e incluso que elogie su trabajo.
    Sé que me dirás que lo mío es amor, pero ya me gustaría verte a tí lidiando con semejante ganado y sobre todo, sin que se te desmande.

    Un besote gordo y felicidades por el blogg.

  8. Txetxote de Tetuán. Tus iniciales comentarios demuestran sin duda que me conoces personalmente :)
    Y como el ego es el mejor camino para llegar al corazón de la mujer no me va a quedar más remedio que darte la razón ;)
    Ya me duele que llames “ganado” a los compañeros del metal, aunque te reconozco que hay algunos compañeros que entran en bucle o en preguntas sobre la CIA, y el Sr. Presidente los pastorea con paciencia, incluso hace las preguntas en las que el letrado se encasquilla. La paciencia y las disculpas a Endika, permíteme que te las comente aparte.
    Y tú que me conoces sabes que tendría peor rasque que Bermúdez en la lidia :) pero son muchos años de ejercicio viendo a algunos jueces siendo más respetuosos con los fiscales que con nosotros (y leyendo el periódico en sala, ehhh!!). He advertido que a Bermúdez le mola muy poco la fiscal, a la que arrea últimamente de manera singular. Ahí hay tema ;) Ya me contarás. Besotes y bienvenido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 Paloma Llaneza

Theme by Anders NorenUp ↑